Algunas cuestiones éticas en la investigación neuropsicológica

Foto de Dan Mason

Foto de Dan Mason

Hace unas semanas me invitaron a participar en una mesa redonda sobre Ética en la investigación en Neurociencia, con motivo de la Semana de la Psicología y la Logopedia en la Universidad de La Laguna. Se trataba de un debate con tres catedráticos (uno de Filosofía, otro de Psicología Básica y otro de Psicobiología) que giraba en torno a tres temas: el papel de los comités éticos, si es posible investigar todo y la difusión de los resultados de investigación. Comentaré aquí los aspectos más importantes sobre estos temas en relación con la investigación en Neuropsicología.

El papel de los comités éticos

Su utilidad parece incuestionable y es evidente que alguien debe velar para que se cumplan unos mínimos éticos en toda investigación humana y animal. No obstante, nos encontramos con problemas en los distintos comités. En primer lugar, no hay seguimiento de que se está cumpliendo con lo que se planeó y que se estén llevando a cabo los controles planeados o entregando los consentimientos que se exigen (que tienen mucho de consentimiento pero poco de informado). En segundo lugar, la necesidad de que haya un comité ético en cada centro de investigación obliga a tener que pasar el proceso tantas veces como en centros estés realizando la investigación, con la dificultad añadida que los formatos de proyectos son diferentes. Demasiada burocracia para un control inexistente una vez se desarrolla el proyecto.

¿Se puede investigar cualquier tema?

Poder se puede siempre que los medios que tengamos a nuestro alcance nos lo permitan y respetemos los derechos de los participantes y ese debería ser el único límite. Sin embargo, la investigación se ve influenciada por lo que financien las entidades públicas y privadas y éstas financian aquello que está de moda. Hoy día parece que toda investigación en neuropsicología es mejor si tiene resonancia magnética funcional, sin tener en cuenta otros parámetros más objetivos que simplemente el uso de una técnica. Es lógico que las administraciones públicas consideren ciertos sectores como prioritarios pero eso no quita para que aquello que es novedoso quede automáticamente fuera de cualquier posibilidad de financiación por su temática y no por su calidad.

Difusión de los resultados de investigación

La difusión, último paso del proceso investigador, está más que instaurada en el mundo científico, aunque en ocasiones cuenta más el número de publicaciones en revistas de impacto que la calidad de las mismas. Eso sí, el sistema de revisión por pares ha demostrado ser un instrumento preciso a la hora de valorar los artículos. Sin embargo, la difusión va más allá de publicar artículos, se trata de hacer llegar a la población en general lo que se está investigación. Además, es un deber de todo investigador que recibe fondos públicos comunicar qué hace con ese dinero, sus resultados, y de una forma comprensible. Pero como no todos los investigadores saben comunicar de esta manera, ¿por qué no echar mano de los periodistas especializados en salud y/o ciencia?

En definitiva, todavía hay diversos aspectos éticos de la investigación en neuropsicología que quedan pendientes (y muchos más que no hemos tratado aquí), pero especialmente a todo esto destaca un déficit en formación en ética de investigación en psicología, en general, y neuropsicología, en particular, dentro de los programas de Máster o de Doctorado y que, seguramente, ayudarían a paliar algunos de estos problemas.

Autor/a: Emilio Verche

Investigador en formación en la Universidad de La Laguna trabajando en su tesis doctoral sobre Epilepsia en el Grupo de Investigación en Neuropsicología del Desarrollo e impartiendo docencia en el Grado de Psicología. Además, es Profesor-tutor en el Centro Asociado de la UNED en Tenerife en el Grado de Psicología.