El nuevo DSM-5 es publicado rodeado de controversia

Tras 14 años de revisión y discusión, ha tenido lugar la publicación de la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales. Una publicación esperada por muchos profesionales de la salud mental y cuestionada por otros tantos.

Como es habitual, desde la Asociación Americana de Psiquiatría se ofrece un manual basado en el sistema de diagnóstico categorial, establecido por consenso de las comisiones de profesionales con experiencia en cada patología. Ambas cuestiones han sido históricamente puestas en duda aduciendo, entre otros argumentos, el hecho de que un sistema categorial resulta pobre, frente a la amplia variedad de manifestaciones clínicas de las enfermedades mentales.

Reflejo de la profundidad de esta postura, es la noticia de la que muchos medios se han hecho eco. Y es que el Instituto Nacional de las Enfermedades Mentales de los EEUU (National Institute of Mental Health, NIMH) se ha posicionado apostando por el desarrollo de un sistema alternativo de diagnóstico que se nutra, no tanto de las manifestaciones clínicas, como de las evidencias recabadas mediante la investigación que constituyan una caracterización más “biológica” (genética, imagen, fisiología y cognición). Para ello han puesto en marcha el proyecto “Research Domain Criteria (RDoC)” y apoyarán especialmente las investigaciones que hagan uso de diagnósticos en la línea de lo descrito, sin usar por tanto el DSM.

Para quienes quieran profundizar en este tema, aquí dejamos algunos enlaces que pueden resultar de interés:

APA – DSM-5 Development

NIMH – Transforming Diagnosis

INFOCOP – El National Institute of Mental Health de EE.UU. abandona la clasificación DSM.